Gonzalo Golpe * Siete de un Golpe

Última entrevista a Siete de un Golpe realizada el 27/11/2013. Fue grabada el día en que Gonzalo supo definitivamente que su proyecto editorial no iba a continuar. Pertenece a la segunda parte de la entrevista que nunca fue emitida en la radio. Es una entrevista no editada, simplemente se ha quitado la primera parte por estar centrada exclusivamente en Siete de un golpe.

Hoy además os presentamos a nuestra nueva colaboradora-androide.

 Imagen

Hacía frío, aún no caía el Sol. Un hombre delgado con barba y gafas esperaba en la entrada de un mítico edificio de Madrid. Parecía tranquilo, y estaba nervioso. Subimos en el ascensor, despegando del suelo, mirando hacia el horizonte.

Encendí las luces del estudio, no había nadie, todo estaba callado. “Me duele la garganta” comentó. La garganta y el recuerdo. Un silencio buscado.

Se sabe cuándo uno ha perdido algo, cuando ha luchado y dejado algo atrás. Un espacio donde ser y estar, moverse, y crear. El sitio de mi recreo que diría aquel. Donde imaginar y realizar creaciones de uno, y para los demás. Un territorio propio, y compartido.

Se nota en la mirada, en el cuerpo, y en el corazón.

Y aquello se estaba rompiendo allí mismo ante mis ojos. Como una cáscara derramando el testigo del tiempo. Una carretera que ha acabado en ningún lugar.

El día que nació una amistad  y murió continuó un sueño.

Rubén Sanz dedicado a Gonzalo Golpe.

http://www.ivoox.com/ultima-entrevista-de-siete-de-un-golpe_md_2864508_1.mp3″

Puedes seguir nuestras noticias en Facebook (LA CÁMARA LÚCIDA).

Mari Luz Vidal

Hoy conversamos con la fotógrafa Mari Luz Vidal que inaugura la exposición de su serie titulada Myself in this moment en la tienda Openhouse de Barcelona. Un trabajo evocador en el que los personajes se inundan de los paisajes de EEUU y sirven de espejo del estado de ánimo de la fotógrafa. Así conecta consigo misma en ese instante preciso, y en el reflejo que le ofrecen los seres diseminados por sus imágenes.

Con Mari Luz hablamos de este proyecto y de otros que todavía tiene en proceso, como En primera línea que retoma este verano por tercer año consecutivo. Es un proyecto abierto que nació de la irritación que le provocaba la construcción masiva en la costa del Mediterráneo y concretamente en la costa murciana. Ella reconoce que su postura ha ido evolucionando en estos años hacia un punto más ambiguo, en el que también ve el valor de recreo que tienen estos lugares, una postura más interesante con la que consigue abrir interrogantes, como nos dice ya fuera de los micrófonos:

“Son espacios necesarios, donde la gente se reúne y que, entre otras cosas, cumplen la función de liberar de gente y hormigón otros lugares de la costa que se mantienen vírgenes. La cuestión no es echar por tierra La Manga, sino que las cosas se hagan bien desde un principio, con coherencia y respeto al entorno y a la gente”.

Escuchamos la canción Seems Like Home to me de Two Gallants, que actúan el sábado 8 de julio en Madrid en la sala Moby Dick y el domingo 10 en Barcelona, en Apolo 2. También Stop this Car de Jonathan Richman y cerramos el programa con El Cuidado de Franco Battiato.

[DESCARGAR: Botón derecho + “Guardar enlace como”…] 27 min

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Chema Madoz

Aunque él no lo sabe, consideramos a Chema Madoz el padrino de nuestro programa. Lo es porque fue nuestro primer invitado y sobre todo, porque recordamos aquella entrevista (13/12/2005) como una charla divertida con una persona muy interesante y dotada de ese encanto especial que sólo los tímidos poseen.

Chema recuerda con horror su primer empleo en un banco y asegura que en el fondo, no necesitó ser muy valiente para decidirse a abandonar aquel sueldo seguro y dedicarse a la fotografía.

Hablamos detenidamente sobre su proceso de trabajo y cómo surgen en su mente las ideas que luego transforma en “esculturas”, nacidas sólo para ser contempladas a través de su fotografía.

Chema Madoz asegura que su estudio se parece más al Rastro madrileño que al estudio de un fotógrafo porque en él podemos encontrar más trastos que trípodes, flashes u objetivos. Parte de la culpa de esta acumulación de cachivaches, la tiene cierto romanticismo que le impide tirar a la basura sus “inventos” una vez que los ha retratado.

Madoz, como todos los creadores, cada vez que termina una de sus obras teme no volver a ser capaz de imaginar algo nuevo.  Para él, cada fotografía tiene distintas lecturas, las que cada espectador encuentra en ella y le gusta cuando algún crítico relaciona su obra con la poesía, porque cree que su intención es la misma, comunicar ideas y emociones con los mínimos elementos posibles.  Cree que su obra evoluciona a un ritmo muy lento y entre risas asegura que esto es reflejo de su propia personalidad, reposada, sin fracturas.

Y como a nosotras nos gustan los buenos guisos, hechos con las mejores materias primas, sin artificios y a fuego muy lento, con el paso de los años seguimos considerando a Chema Madoz nuestro padrino, aunque él no lo sepa.

[DESCARGAR: Botón derecho + “Guardar enlace como”…] 19 min

El pase de diapositivas requiere JavaScript.