Chema Madoz

Aunque él no lo sabe, consideramos a Chema Madoz el padrino de nuestro programa. Lo es porque fue nuestro primer invitado y sobre todo, porque recordamos aquella entrevista (13/12/2005) como una charla divertida con una persona muy interesante y dotada de ese encanto especial que sólo los tímidos poseen.

Chema recuerda con horror su primer empleo en un banco y asegura que en el fondo, no necesitó ser muy valiente para decidirse a abandonar aquel sueldo seguro y dedicarse a la fotografía.

Hablamos detenidamente sobre su proceso de trabajo y cómo surgen en su mente las ideas que luego transforma en “esculturas”, nacidas sólo para ser contempladas a través de su fotografía.

Chema Madoz asegura que su estudio se parece más al Rastro madrileño que al estudio de un fotógrafo porque en él podemos encontrar más trastos que trípodes, flashes u objetivos. Parte de la culpa de esta acumulación de cachivaches, la tiene cierto romanticismo que le impide tirar a la basura sus “inventos” una vez que los ha retratado.

Madoz, como todos los creadores, cada vez que termina una de sus obras teme no volver a ser capaz de imaginar algo nuevo.  Para él, cada fotografía tiene distintas lecturas, las que cada espectador encuentra en ella y le gusta cuando algún crítico relaciona su obra con la poesía, porque cree que su intención es la misma, comunicar ideas y emociones con los mínimos elementos posibles.  Cree que su obra evoluciona a un ritmo muy lento y entre risas asegura que esto es reflejo de su propia personalidad, reposada, sin fracturas.

Y como a nosotras nos gustan los buenos guisos, hechos con las mejores materias primas, sin artificios y a fuego muy lento, con el paso de los años seguimos considerando a Chema Madoz nuestro padrino, aunque él no lo sepa.

[DESCARGAR: Botón derecho + “Guardar enlace como”…] 19 min

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Atelier Retaguardia* Martí Llorens y Rebecca Mutell

Ese pavor fascinante que debieron sentir los que estaban ahí cuando nació la fotografía es lo que se puede llegar a sentir al entrar en el universo del Atelier Retaguardia. Esa emoción de quienes vieron aparecer por arte y efecto de los químicos la réplica de su rostro, su figura, edificios y paisajes sobre diferentes soportes.

El Atelier Retaguardia es un equipo de cinco fotógrafos (Martí Llorens, Rebecca Mutell, Arcangela Regis, Israel Ariño y Xavier Mulet) que para sus proyectos más personales recrean y reviven las técnicas fotográficas del siglo XIX. Al mismo tiempo están realizando una labor muy importante de investigación, coleccionismo, preservación y transmisión de esto que supone un auténtico patrimonio intangible de la humanidad.

Porque no es obligatorio vivir el momento histórico que a uno le ha tocado, ellos proponen tomar perspectiva y elegir libremente el periodo, recursos y técnicas de la historia que más nos gusten. Es todo un ejercicio de libertad. Para ellos el periodo más rico de la fotografía está entre 1839 y 1870 y por eso invitan a este viaje en el tiempo, este viaje “a la era en la que la instantánea no era posible” como nos dice Martí Llorens en la entrevista . A nivel formal y artístico los resultados son muy interesantes, no hay más que ver la galería fotográfica que incluimos más abajo.

Con el tiempo además han ido desarrollando actividades como talleres y demostraciones prácticas. Próximamente los días 25,26 y 27 de febrero ofrecen el taller “El ADN de la fotografía” impartido por Alejandro Castellote, en el que se hará un análisis de la información “genética” de las primeras fotografías. En el mes de marzo Juan Valbuena y Paco Gómez del colectivo NOPHOTO, impartirán un taller dirigido a quienes quieran desarrollar trabajos de creación en el medio. Y más adelante habrá uno de introducción al colodión húmedo y otros dos titulados “Territorios del Ver” y “Fotografía y creación”. Toda la información se puede consultar en su página web.

En la entrevista que les hicimos (25.6.09) nos explican el término heliografía, que significa escritura del sol, la esencia al fin y al cabo de la fotografía, nos hablan de las técnicas que engloba (ambrotipos, ferrotipos,etc.) y cómo ha ido variando su significado a lo largo de los siglos. Ellos a heliografía le ponen el adjetivo de contemporánea. Se les puede visitar en su sede repleta de cámaras antiguas, laboratorios portátiles, químicos y muchos libros, en la calle Riereta nº 20 bis, en Barcelona.

[DESCARGAR: Botón derecho + “Guardar enlace como”…] 17 min

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pasquale Caprile * Lomography

Cuando entrevistamos al embajador de la Lomografía en España (29.1.06), la fábrica Lomo en San Petersburgo acababa de comunicar que dejaría de producir parte de la mecánica y la electrónica de las cámaras, para ceder su producción a una empresa china. La lente y la fotometría seguirían fabricándose en la sede rusa, productora nada menos que del mayor telescopio del mundo. Era un mazazo acorde con los tiempos, pero un mazazo relativo al menos.

Durante la entrevista, Pasquale Caprile nos lleva por la apasionante historia de esta cámara y de este movimiento que algunos se atreven a definir como todo un estilo de vida. También nos explica cómo la descubrió casualmente en una edición de la feria Photokina y cómo sitió un auténtico flechazo por ella.

Hablamos de la revolución digital que no ha podido desbancar a la Lomo, no lo hizo en 2005 cuando le entrevistamos y todavía no lo ha conseguido, más bien al contrario: con el constante desarrollo de nuevos diseños y ediciones especiales de cámaras, y su inegable capacidad de marketing, está ayudando a que se conserve la magia del carrete y de la película.
¡Larga vida al analógico!

La entrevista arranca con las reglas de oro de la Lomografía y además de escuchar Enna Bella de la banda sonora de Coffee and Cigarrettes, nos da tiempo de mencionar muchas otras cosas.
Pasen y oigan:

[DESCARGAR: Botón derecho + “Guardar enlace como”…] 23 min